M67 “Zippo” en acción (1)

En este mundo de tópicos, superficialidades y mixtificaciones, se sigue diciendo y publicando que el carro de combate no tuvo un papel relevante en la Guerra de Vietnam. En este conflicto, los norteamericanos aprendieron a darles otros usos no menos importantes a sus carros de combate, como la lucha antiguerrillera, control de vías de comunicación (puentes, carreteras), protección de convoyes e incluso en ocasiones se emplearon como simples piezas de artillería fijas. Desde luego estas no eran funciones menores ni irrelevantes cuando la seguridad en la retaguardia no estuvo nunca plenamente garantizada ni siquiera en Saigón, la capital del sur.

En esta primera parte presentaré al M67, uno de los modelos de carros empleados por los Marines norteamericanos. Un carro menor por presencia numérica, pero fundamental en el día a día dada su gran utilidad en la eliminación de tropas enemigas infiltradas.

Aunque el carro M48 llegó tarde para participar en Corea, lo hizo, y de qué modo, en la de Vietnam. Como era de esperar el carro estándar fue también empleado para dotar a los Marines y al Ejército de los EE.UU. de un carro lanzallamas. Creado bien pronto, en 1953, el modelo M67 se fabricaba empleando el chasis de un M48A2 y cambiando su armamento principal por un lanzallamas modelo M7A1-6. Este arma podía ser instalada en fábrica o como modificación de campo, mediante un juego de montaje, denominado T89, creado por Chrysler. El cambio del M48 a su versión lanzallamas podía hacerse en 8 horas.

Básicamente se trataba de montar un cañón simulado de 90 mm. dotado de tubos de ventilación para favorecer la combustión (no hay tal sin aire). También había que hacer sitio a los poco más de 1.380 litros de espeso combustible líquido (probablemente napalm o similar) dentro de la torre. Para ello se ocupaba el espacio antes dedicado al almacenamiento de los proyectiles. También se hacía necesario emplear el sitio de la escotilla del conductor para los controles del lanzallamas, por ello este acceso se inutilizaba y los ocupantes entraban en el vehículo por la escotilla del comandante. La tripulación se componía de tres hombres. El artillero disparaba el lanzallamas y también la ametralladora coaxial, que no se retiraba.

Torre de un M67A2. En rojo, el acceso a los componentes delsistema lanzallamas. / M67A2 turret. Circled in red, the access to the flamethrower components.

El cañón poseía una tapa en su parte superior que permitía acceder al sistema de ignición para su limpieza o reparación y que vemos en este dibujo. En él se observa también cómo el cañón iba emplazado en el mantelete mediante una pieza redonda fijada con tornillos de cabeza hexagonal (1). Este cambio era evidente, ya que el cañón del lanzallamas no tenía retroceso.

El alza del cañón variaba de +45º a -12º. Para conseguir la máxima depresión del armamento, fundamental para disparar desde lugares elevados, las guardas de los faros delanteros eran de forma cuadrada en lugar de redondeada. El lanzallamas poseía dos tipos de boquillas intercambiables de mayor o menor diámetro de boca. Según la empleada, se conseguía lanzar el líquido inflamable con una duración de 55 a 61 segundos en cada disparo a una distancia aproximada de 256 metros y a una presión de más de 20 bares. Como en cualquier carro, el almacenamiento dentro del M67 era limitado, y cada unidad disponía de camiones de transporte con cubas dedicados a reponer el combustible.

Aunque no en exclusiva, el M67 fue muy empleado por los Marines norteamericanos en Vietnam. Sin embargo el modelo del M48 empleado por este cuerpo no fue el M48A2, sino el más moderno M48A3. La versión lanzallamas empleada fue conocida como M67A2.

Las imágenes que muestro a continuación nos darán una ligera idea de cómo era el interior del M48A3, base de la versión lanzallamas, e información sobre algunos detalles característicos del exterior de un M67.

La foto 1 corresponde al puesto del conductor. La 2 muestra el puesto del artillero. A la izquierda en primer plano se observa parte del cierre del cañón M41 de 90 mm. La imagen 3 muestra el puesto del cargador con la munición y de nuevo el cierre del cañon. Por último, la 4 es la posición donde se situaba el jefe de carro. Sin duda los puestos 1 y 3 serían los más afectados por la instalación del lanzallamas y sus cacharros adjuntos, como los depósitos de líquido.

Las siguientes imágenes muestran un M67A1. Dentro de la escotilla del cargador abierta casi llega a apreciarse parte del atalaje del lanzallamas que obstaculizaba el paso a través de ella, por eso el acceso de los tripulantes se hacía por la del comandante.

En esta otra vemos la tapa superior del cañón abierta.

Y en esta se ve claramente la boquilla del lanzallamas. Obsérvese que el deflector de gases no era exactamente idéntico al empleado por los M48.

Y este es el aspecto general que presentaba el M67. He señalado los detalles menores que lo delatan.

Aquí lo tenemos en plena calle de Hue junto a un M48A3 protegiendo a un grupo de Marines. Antes de verlo en acción, ¿quién pensaría que era dragón en lugar de tigre?. Cuántos incautos habrán caído en la trampa de acercarse para liquidarlo y encontrarse lo inesperado. Sorpresas te da la vida, dicen.♦


FUENTES

mcvthf.org
afvdb.50megs.com

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en De Hombres & Máquinas, Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.