The serious modeller

De allende los mares anglosajones llegó un mal día esto del serious modeller y parece que lo hizo para quedarse. Se quedará el tiempo justo, ni más ni menos, que los modelistas tarden en darse cuenta de que no es sino otro acabado producto de la idiotez contemporánea. Puede que ni así desaparezca, pero que cada cual se equivoque solo.

El quid de la cuestión está en el adjetivo serious, equivalente a “serio” en nuestra lengua. Bueno, ¿y qué es entonces ser un modelista serio? Que alguien me lo diga porque yo no he logrado enterarme aún. A ver, ¿será dedicar todo tu tiempo libre al modelismo?, ¿será juntar más maquetas de las que serás capaz de hacer en tu vida con sus correspondientes cachivaches de mejoras, bibliografía, etc.?, ¿será disponer de un refugio a prueba de distracciones rodeado de todos los útiles necesarios o no? ¿será comprar y hacer sólo las mejores maquetas disponibles en cada momento? ¿será ganar muchos oros, copas y bastos en los concursos? ¿será que te publiquen muchas maquetillas en papel cuché en idiomas que ni entiendes?, ¿será que una marca de pinturas lleve tu nombre?. Pues va a ser que no, que todo eso te podrá hacer (o no) mejor, más hábil, más famoso, más vanidoso o quizá te haga desperdiciar tu vida dedicado al monacato del modelismo en exclusiva, sin familia, sin amigos y sin más horizonte que unas pobres piezas de plástico rodeado por el nauseabundo olor a pegamento y pintura, un Gollum tarado vamos. Pero no parece que todo eso te vaya a hacer un modelista serio.

El tema va por otro lado. Hace años leí en el foro de Panzernet una entrada donde alguien mostraba los últimos avances de su maqueta, un carro de combate, y comentaba que, como las cadenas que traía la maqueta no le convencían, iba a usar unas de Masterbox. Alguien le comentó:

– Está muy bien tu maqueta, pero hombre, tú eres un modelista serio. No deberías usar esas cadenas infames de Masterbox. Yo le pondría las de Friulmodel.

O sea que los serios son los que se gastan los cuartos en lo mejor, los exquisitos del Palace, y los aficionados de barriada emplean productos mediocres de otras marcas. Si uno se fija en la cantidad de publicidad de todo tipo que gira en torno al modelismo, se da cuenta que el dichoso “serio” se va colando inconscientemente por todas las rendijas. La editorial Osprey tiene toda una colección de libros llamada Osprey Masterclass con el lema “The essential guide for the serious modeller”, hay tiendas que reclaman ser lugares únicos para el modelista serio (no como otros que huelen a proletariado del plástico), y no hablemos de las herramientas para conseguir la máxima seriedad modelística, ¿cómo va a ser igual mi cuchilla seria que la tuya de la tienda de los chinos? He encontrado hasta una encuesta para saber si eres un modelista serio-serio o un mero aficionado, si bien tiene su toque de humor que hace pensar que quien la publicó no se llega a tragar del todo lo serio del tema.

Me da que toda esa gilipollez del modelista serio no es sino un sacacuartos para lelos. Tanta seriedad y al final acabamos donde casi siempre: maldito parné. Es irónico que personas supuestamente serias, hagan el primo con lo del modelista o el modelismo serio.

seriousmodellerYo desde luego me declaro modelista no-serio (divertido), aficionado por ratos, días y humores, inconstante, voluble, con dedicación muy parcial y con contrato discontínuo ocasional, y si tengo a mano unas cadenas de Masterbox, descuida que las usaré, les parezca bien o no a los serios. El modelismo no ha sido ni es la razón de mi vida, ni una orden de caballería a la que he jurado lealtad. Indudablemente hay cosas serias en la vida, pero el modelismo no se inventó para ser una de ellas. En serio.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.