Too old for modelling, too young to pontificate

old-fo-rmodellingEl bicheo que no cesa. Si por algo me gusta practicar de cuando en cuando el bicheo en la caja tonta de internet es porque encuentras cosas insospechadas cuando estás buscando otras que, aparentemente al menos, nada tienen que ver. Los buscadores aún no tienen la precisión necesaria en una máquina para afinar al ciento por ciento con lo que los humanos deseamos encontrar. Por eso son máquinas, dicen que lógicas, y nosotros humanos volubles, impredecibles y cambiantes en el clic de un abrir y cerrar de ojos. Nunca nos entenderán ellas ni nosotros las comprenderemos del todo. Quizá algún día podamos llegar a un compromiso y coexistir clientelarmente. Mientras tanto, nosotros las golpearemos con desprecio por no darnos lo que buscamos o hacer lo que les digamos, las castigaremos al olvido del polvo, y ellas se vengarán apagándonos la luz, cortándonos el agua, mandando a hacer puñetas todas nuestras fotos o dejándonos tirados en mitad de la carretera. Jehová las confunda (aún más).

El último encuentro casual por culpa de una máquina tonta ha sido el hallazgo de una entrevista a Miguel Mig Jiménez en 1997. Por aquellas calendas, disfrutaba de unos primaverales 23 añitos llenos de ambición, como luego demostraría. Sin embargo, aunque en esta entrevista dijo tener “el futuro muy presente” (cosa que yo no niego a la vista de su currículo), yo no pondría al bueno de Mig a echarme las cartas o ver el mío a través de una bola de cristal. Él tendría muy presente el futuro, pero el catalejo andaba sucio cuando, con esa altivez que dan los pocos años, dijo (y se escribió) lo que sigue.
♣♣♣♣♣

[–¿Esto es para jóvenes  muy-muy jóvenes?
–¡Que va! Lo que más me ha sorprendido es que en los talleres de Sabadell me vienen gente hasta de 30 años.
–¡Qué viejos!
–Hombre para el modelismo, un poco (sonríe). Pero nunca es tarde.]
♣♣♣♣♣

¡Ay, la juventud! Qué postureo. Ignoraba entonces nuestro modelista patrio más internacional que estaba borrando de un plumazo a sus futuros clientes cuarentones, cincuentones y hasta sesentones. Si con 30 años uno es “un poco” viejo para el modelismo (y el rock & roll, añado yo), el 99.9% de modelistas no son más que una patulea de zombies ridículos, como viejos vestidos de marineritos para la Primera Comunión.

¿Y si tenía razón el mocico, cerramos nuestro tenderete y nos dedicamos a otra cosa?¿Quién compraría sus productos, le daría medallas en los certámenes o le invitaría a ver mundo para dar charlas y demostraciones? ¿Quién, en definitiva, le permitiría vivir del modelismo? Más le vale (ahora que él mismo rebasa la cuarentena y que también es un poco viejo para estas cosas) que no le hagamos caso. Soberbia juventud la suya. Los sumos pontífices es lo que tienen, que luego viene un fulano y su máquina tonta, coge, llega, agarra y te echa en cara tus pecadillos juveniles. Cosas veredes y leeredes.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.