Fabricando el Renault 4CV

renault4cv-0Fábrica Renault en Billancourt (pegado a París) en 1952. Así se fabricaba el modelo 4CV por entonces.  Llama la atención la cantidad de tareas manuales que se realizaban en comparación con la automatización robótica de hoy. Casi todas las imágenes las tomé bicheando un buen día de forum-auto.com (foro automovilístico francés) y me parecieron curiosas.      renault4cv-1Montaje de motores. En la foto de la izquierda puede verse el volante de inercia (dentado) que va unido a la caja de cambios. En el centro, dos operarios con el motor entre manos y a la derecha parece que vemos la caja de cambios.

renault4cv-2Almacenamiento de motores terminados a la izquierda. A la derecha, la manita de pintura correspondiente. Obsérvese el curro con boina pero sin máscara ni gafas de protección, cosa impensable hoy. Viva la seguridad en el trabajo.

renault4cv-3Laminado de la carrocería. A la izquierda, el moldeado del techo del vehículo y a la derecha el resultado.

renault4cv-4Más laminado. A la siniestra podemos ver parcialmente las láminas laterales de la carrocería. A la derecha supongo que estarán cortando o mecanizando alguna pieza también de la carrocería. Los trabajadores, con lo puesto, el mono y poco más.

renault4cv-5Mecanizado de la carrocería. Las mujeres, al igual que los hombres, sin protección y en ropa de calle. Qué mona la rubia, ¿qué estaría haciendo en esa foto? La morena se ha colado de rondón y parece una menina traída del siglo XVII.

renault4cv-9Trabajando los interiores.

renault4cv-6Más interiores y exteriores. Panel trasero y montaje de puertas.

renault4cv-7Traslado de carrocerías terminadas (izquierda) con otro modelo furgoneta que desconozco. Trabajo en las partes bajas, siempre tan delicadas. Como ya se ha visto, los currantes sin casco ni cosa que se le parezca.

renault4cv-8Sección dar cera-pulir cera a la izquierda. A la derecha parece que ya se les han incorporado los motores.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.