Pulp Fiction [1]

Así llaman en inglés a esas novelitas y noveluchas populares de escaso precio que se vendían por decenas de miles en los Estados Unidos desde finales del siglo XIX hasta los años 50 del pasado. El denominativo Pulp Fiction, o simplemente Pulp, resulta bastante enrevesado, ya que deriva de la pulpa o pasta de papel (barata en este caso) en la que se imprimían estas obras. No eran propiamente cómics o tebeos, ya que no solían tener ilustraciones salvo en las portadas. Eso sí, había que hacerlas de lo más atractivas para ese público ansioso de gastar unos centavos en algo que leer en cualquier parte que se terciase. El invento, como puede suponerse, dio de comer a bastantes escritores y dibujantes en ciernes. Algunos de ellos, como suele pasar, llegaron a destacar posteriormente y otros, los más, acabaron en nada y se esfumaron con el correr del tiempo. Algunos personajes también saltaron a otros medios como los tebeos o el cine, haciéndose universalmente famosos:  el Zorro, Tarzán, el Coyote o Conan el Bárbaro.

Géneros hubo muchos, algunos siempre tuvieron lectores a patadas (novelas policíacas, de aventuras, amoroso-eróticas, etc.). El género bélico, sin embargo, con ser también popular, supongo que vendería más contando historias relacionadas con las tensiones internacionales anteriores a las dos guerras mundiales y con narraciones postbélicas llenas de heroismo, sacrificio y su migaja de suerte, astucia y casualidad, que tampoco debe faltar. Este género tendría sus alzas y bajas según el momento y la historia, como ha ocurrido en el cine.pulpfiction-aArgosy es considerada una de las primeras novelas pulp de la historia, ya que empezó a editarse a fines del XIX. Este es el número del 16 de julio de 1938. Un maléfico poder oriental amenaza a los Estados Unidos por mar y aire con el país en pleno aislacionismo (América de brazos cruzados en un mundo enloquecido, se lee en portada). Nada en la ilustración indica explícitamente que se trate de Japón, pero se sobreentiende por el cruel caballero medieval, que más parece vestido de romano, y por un leve punto rojo bajo las alas de los aviones. Lo de vestirlo a la antigua usanza es para denotar que este agresor es un viejo imperio del otro lado del mundo (blanco y en botella…). Los buques agresores, sin embargo, no llevan banderas que los delaten, ya que en ese momento los dos países aún tenían relaciones diplomáticas. Curiosa y profética ilustración: tres años y medio después el puño del malvado oriental cayó sobre Hawai. Y no fue una historieta.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.