M67 “Zippo” en acción ( y 2)

En esta segunda parte vamos a echarle una visual a cómo era “un día en la oficina” para el M67 en Vietnam.

Las primeras imágenes se tomaron de amanecida o al oscurecer sin duda. Comienza la operación de limpieza con el jefe de carro dando instrucciones a los otros dos ocupantes a través del intercomunicador. No era raro que el comandante se expusiera tanto al posible fuego de armas cortas del enemigo porque sin duda se controlarían mejor los efectos de los lanzamientos desde esa posición elevada. Esto se aprecia también en imágenes anteriores de carros de los Marines en el Pacífico y Corea.

Una rociada de líquido inflamable.

Y otra más para desatar el infierno. El viento y el giro de la torre ayudarían a extenderlo.

Paisaje tras la descarga. Obsérvese el efecto de corta duración de las llamas pero no del calor. También las alambradas que quizá delimitasen un perímetro defensivo para evitar la infiltración de guerrilleros del Viet Cong.

Las siguientes imágenes son más claras por estar tomadas con más luz del día. No sé si corresponden a la misma jornada o al mismo carro.

Un destacamento de infantería y carros avanza por una senda en campo abierto. Estos deben ser M48A3.

Un disparo largo y bien dirigido hacia los matorrales. Nunca se sabía lo que podía haber tras cualquier matojo, la capacidad del Viet Cong para enmascararse era infinita.

Mismo carro, día y lugar. Debió ser tomada desde otro vehículo. De nuevo, tripulación sobre la torre.

Antes y después de un lanzamiento. Restos del líquido aún arden en la boquilla del lanzallamas.

Bingo. Un Viet Cong menos. Esta foto está recortada, pero en la original se observa lo que puede ser un lanzagranadas RPG cerca del cadáver.

Y otro más. A este le acertaron más de lleno y aún humea. No sé qué tipo de objeto portaba este guerrillero, pero inocuo no debía de ser. Es de notar que los cadáveres no están completamente achicharrados. Quizás los mataron (no “abatieron”, como dicen ahora los hipócritas meapilas) con fuego de ametralladora cuando quedaron al descubierto. Les ahorraron sufrimiento.

Un pelotón de carros lanzallamas de los Marines durante su adiestramiento en Okinawa allá por 1965 o 66.

Unas imágenes que muestran el poder comburente del napalm y su utilidad para limpiar maleza.

Otra serie de fotos con carros lanzallamas en acción.

ADENDA

Tres imágenes con detalles del M67 que quedaron atrás. La escotilla muestra el puesto de conductor.♦

Y en estas dos se aprecian los soportes de los faros delanteros rebajados y rectos.


FUENTES

mcvthf.org
afvdb.50megs.com

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en De Hombres & Máquinas, Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.