T-20 Komsomolets [II]: Introito bis

Para no hacer la anterior entrada demasiado larga y aburrida, me dejé en el teclado alguna información relevante sobre el “Komsomolets”. No escribí, por ejemplo, que los dos modos de conducción que su motor GAZ M-1 le permitían (tracción o transporte) eran una consecuencia técnica de las dos misiones a las que estaba destinado por el RKKA: tractor de artillería o transporte de munición y suministros. En la primera función se le destinaba a remolcar piezas de 45 mm. anticarro (unidades contracarro), piezas de campaña regimentales de infantería de 76 mm. (unidades de infantería) e incluso morteros pesados. Es por eso que en las fotos de época se pueden apreciar ejemplares con o sin bancos para la dotación del cañón. En algunos casos también hizo de transporte improvisado de fusileros, como en la imagen de arriba.

Para soportar las temperaturas del crudo invierno soviético, los diseñadores añadieron un toldo (en las imágenes parece ser impermeable) soportado por una estructura ligera de barras que se podía desmontar. Este toldo llevaba ventanillas traslúcidas. Las fotos de época, sobre todo las tomadas en el frente, parecen indicar que también se fabricaba de material grueso contra el frío y que los pequeños ventanucos no iban siempre cubiertos, bien porque se entregaban así o por descuido en las unidades. Las dos imágenes de arriba y la de abajo a la izquierda parecen más propaganda que realidad. La de abajo a la derecha refleja mucho más las duras condiciones del invierno y el aspecto real de estas coberturas. Lo mismo ocurre en las imágenes captadas por los alemanes, que trataré en su momento.

Hay quien dice que el soporte tubular del toldo hacía las veces también de antena. Yo dudo que esto fuese así, incluso iniciada la guerra mundial. Con la excepción de las versiones de mando, los carros soviéticos no solían incorporar radio en los años anteriores a la guerra y mucho menos los tractores de artillería. Para desmentirme,  he conseguido una foto (que publicaré en su momento) de dos “Komsomolets” dotadas de radio, pero no tubulares sino de antena, aunque parece tratarse de T-20 capturados por los finlandeses.

Como he mencionado ya, una de las armas remolcadas por los “Komsomolets” era el cañón anticarro Modelo 1938. Este cañón era muy similar (quizá una copia mejorada) al alemán PAK 36 de 37 mm., pero el ruso era de 45 mm. Este arma tuvo dos versiones, el Modelo 1938 tenía el tubo corto y ruedas con radios al inicio de la guerra mundial, posteriormente se fabricó el Modelo 1942 de tubo largo y mismo calibre,  generalmente dotado de ruedas sin radios procedentes de camiones GAZ. Junto al cañón la dotación se completaba con un pequeño armón de dos ruedas (desconozco el modelo) para transportar la munición y otros suministros. En la imagen un T-20 ha caído en manos alemanas intacto tras ser abandonado por su tripulación.

Otras dos imágenes de “Komsomolets” rusas a plena carga. En la de arriba parece tratarse de unas maniobras de preguerra por los cascos de los soldados y es curiosa porque el tractor lleva dos armones. En la de abajo, la dotación carece de protección en pleno invierno.

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.