T-20 Komsomolets [III]: La Guerra de Invierno

Cronológicamente, el bautismo de fuego del T-20 tuvo lugar en la llamada Guerra de Invierno contra Finlandia, un conflicto que, pese a su corta duración (30 de noviembre de 1939 – 13 de marzo de 1940), tuvo grandes repercusiones especialmente para los rusos. Stalin, tal vez animado por sus fáciles éxitos contra los japoneses en Manchuria el verano anterior, lanzó casi 1 millón de hombres, entre 2.500 y 6.500 carros y otros vehículos de transporte (según la fuente) y más de 3.000 aviones contra su vecino, esperando tener ocupado el país para finales de año. Las cosas fueron mal y el temible Ejército Rojo quedó en evidencia a los ojos del mundo. No sólo se perdieron más de 300.000 hombres por unos 70.000 finlandeses (casi 5 a 1), sino ingentes cantidades de material de todo tipo. La propaganda finlandesa, en busca del apoyo exterior,  sacó provecho de aquel desastre y hoy día son multitud los vídeos e imágenes en internet que pueden verse sobre este conflicto. Este que dejo aquí es un buen ejemplo. La columna de vehículos rusos ha quedado hecha pedazos al cruzar un bosque congelado (esta imagen se repite en otros vídeos tomados en lugares al parecer diferentes). Hacia el final, donde las imágenes han sido piadosamente oscurecidas, soldados finlandeses entierran cadáveres rusos chamuscados y congelados en una fosa común.

 No es de extrañar esta abundancia de imágenes de T-20 finlandeses, ya que ha sido este país el que mejor ha conservado este vehículo, operativo en su ejército hasta los años 60. Hoy día el Museo de Parola posee el único ejemplar aún en funcionamiento. Por las fotos se puede deducir que los finlandeses adaptaron los T-20 capturados a sus necesidades, mejorándolo en lo posible como hicieron con otros vehículos rusos. En especial, es de notar el recorte angulado de los guardabarros delanteros, el cambio de los bancos acolchados por otros más simples de madera (quizá debido a su desgaste), el cambio de faros y la ausencia de la ametralladora en muchos de ellos. Esto no ocurre en todos los casos, pero muchas imágenes son coincidentes. Las mismas imágenes también nos indican que los T-20 fueron usados para entrenamiento de tripulaciones, transporte y, como no, tractores de artillería.

 

 Dos imágenes tomadas en 1940. A la izquierda, un T-20 inicial sin armamento ni faros y con guardabarros recortados. A la derecha, una imagen muy conocida del vehículo rotulado harjoitusvaunu (Carro de Entrenamiento) igualmente con guardabarros en ángulo y faros originales rusos.

 

 Otros dos vehículos y sus tripulaciones, al parecer de entrenamiento. El de la derecha muestra guardabarros recortados y un curioso faro improvisado.

 

 Dos más. A la izquierda un T-20 fotografiado en 1945 con faro diferente. Obsérvese el cambio de marcas nacionales (esvástica por círculo). A la derecha un ejemplar inicial con matrícula conservado hoy en Finlandia. El gancho de arrastre es también improvisado. 

 

 Arrastrando piezas de artillería. Izquierda: unidad entrenando con un cañón que debía ser de época napoleónica por lo menos. Muy curiosos son también los uniformes. Derecha: una imagen digna de un diorama o escena. Tripulantes cansados con otra pieza sacada del baúl de los recuerdos.

 Esta última imagen la incluyo aquí porque creo que también muestra dos T-20 finlandesas capturadas dotadas de radio. En principio pensé que podría tratarse de una imagen posterior a la Guerra Mundial, ya que como comento arriba, los T-20 se usaron en el ejército finlandés hasta mucho más tarde, pero finalmente lo he descartado por las bocinas rusas. El ejemplar de la derecha lleva además los faros originales más adelantados.

 Próxima entrega: Barbarroja.

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.