T-20 Komsomolets [V]: Ford Rusec de Captura

El tractor T-20 no sólo fue empleado por los ejércitos de Finlandia y Alemania. Rumanía, aliado del Eje, también se llevó su parte en el desastre ruso de 1941-42. Parece que fueron varias docenas los que los rumanos capturaron, pero muchos de ellos despojados del motor antes de ser abandonados para evitar precisamente su uso en manos enemigas. Sin embargo, los rumanos se las ingeniaron para repararlos llevándolos a la propia Rumanía. Dado que el motor del T-20 era en origen una copia de un motor Ford con licencia, no fue difícil dotarlo de repuestos en la Fabrica de Autocamioane Ford-Romana de Bucarest, ya que los rumanos también habían adquirido licencias del fabricante norteamericano para producir vehículos en su país. Según las fuentes rumanas, 34 tractores T-20 fueron remodelados entre la primavera y el otoño de 1943. La Factoría Rogifer de Bucarest se encargó de la parte principal del trabajo, mientras que la planta Parvan Marian los dotó de enganches para remolcar el cañón anticarro alemán PaK 38. La designación de estos vehículos en Rumanía fue Ford Rusec de Captura (Ford ruso capturado).

En el verano de 1944 el Cuartel General de las Tropas Mecanizadas asignó seis vehículos a cada una de las siguientes unidades: Regimientos de Artillería 7º, 24º, 28º y 29º, así como al 2º Regimiento de Carros. Se reservaron 4 para la 5ª División de Caballería Motorizada, por entonces en plena reorganización. En agosto de 1944 y los meses siguientes todos ellos fueron destruídos o capturados por los soviéticos en el frente de Moldavia.

Estas fotos las he conseguido recientemente. La imagen de la izquierda muestra varios T-20 en lo que parece ser su puesta de largo oficial. Fue tomada el 10 de mayo de 1943 en Bucarest y muestra sin duda las primeras unidades del vehículo reparadas en fábricas rumanas. La foto de la derecha está tomada en Crimea en 1942 y, pese a su mala calidad, se aprecia un T-20 capturado por fuerzas rumanas.

Siguiente entrega: Las variantes.

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.