Sobre el precio de las maquetas

Por su interés traduzco aquí el artículo de Tom Cleaver aparecido hoy en Modelling Madness. Naturalmente sus referencias son a los Estados Unidos, pero de rebote nos deja unas cuantas ideas sobre las que reflexionar los que habitamos en otros lugares de la aldea global porque los efectos son idénticos. Entre corchetes hago alguna aclaración que me parece pertinente.♦

——————-

¿Por qué son las maquetas tan caras hoy?

 Como solía decir cada semana un conocido guionista de televisión hace 50 años, “Presentado a su consideración…”

 Recientemente ha habido mucho jaleo en varios grupos de debate modelístico sobre el precio de las maquetas, con acento especial en la diferencia de precio entre el viejo TBD Avenger de Monogram y la maqueta nueva de Great Wall Hobby de ese mismo avión. Dejando a un lado las afirmaciones de “piratería china” y otras demostraciones de ignorancia pública de aquellos que aún creen que “ChiCom” [abreviatura de Chinese Communism, comunismo chino] es importante (si los chinos son “comunistas” hoy, Marx debe estar retorciéndose en su tumba), es un hecho que incluso con precio de “descuento”, el nuevo TBD es diez veces tan bueno como cara era la antigua maqueta. No importa que la calidad del molde y el detalle de la maqueta nueva sean inmensamente mejores que los de la vieja (ha habido avances en 40 años, ¿verdad?), en la economía actual los precios de las maquetas afectan a los modelistas dondequiera que vivan.

 Decidí preguntar a algunas personas del negocio que conozco sobre los motivos del encarecimiento de precios. Como era de esperar, no dijeron nada nuevo para quienes miran las cosas con objetividad, pero sus opiniones merecen ser destacadas para aquellos que no las ven así.

 En primer lugar está el hecho de que el mercado del plástico se está contrayendo. Cuando la mayoría de los modelistas actuales eran adolescentes, había maquetas en todas partes: en las farmacias, los “five and dime” [literalmente “Cinco y diez centavos”, equivalente a nuestros “Todo a 100”], en la mayoría de grandes almacenes, en cualquier juguetería, e incluso en las tiendas dedicadas al modelismo. Mucha gente las compraba y las hacía. Cualquiera que haya estudiado rudimentos de economía comprende que a más artículos fabricados, menor coste por unidad, y por tanto menor precio final.

 Hoy la cantidad de maquetas que se fabrican es mucho menor que hace unos años. Aunque los fabricantes no están por revelar las cifras de su producción real, cualquiera que eche un vistazo al modelismo hoy puede apostar con seguridad a que el número de maquetas que se producen no es en ninguna parte ni siquiera cercano al que había hace no más de diez años. He visto que cuesta unos 250.000 dólares producir una maqueta nueva a 1/32. Si fabricas 10.000, el precio por unidad te sale a 25 dólares, cantidad que la mayoría de modelistas aceptarían. Pero si sólo se producen 2.000 (que es la cifra probable para la mayoría de maquetas hoy día), cada una valdrá 125 dólares, que es el precio de venta al público recomendado por el fabricante de muchas maquetas. Me han dicho que cuesta aproximadamente 200.000 dólares producir una maqueta a 1/48 actualmente. Si realizas una serie de 10.000, una cifra normal hace sólo 15 años, el precio será de 20 dólares, de nuevo un precio aceptable para el modelista. Fabrica 5.000, que puede ser una cantidad elevada actualmente pese a la popularidad de la escala, y el precio será de 40 dólares. Si haces 1.200 (cifra probable del nuevo TBD), el precio es de 80 dólares, que es el recomendado por el fabricante.

Como me indicaron dos personas muy conocedoras de la distribución final del negocio, el motivo principal de estas pequeñas cifras de producción es que hay muchas menos tiendas de modelismo, especialmente en los EE.UU., de las que había hace no más de 10 años, y su número ya era mucho menor a las existentes hace 20 años.

 Internet ha tenido tanto efecto sobre esto como sobre el hecho de que hay actualmente muchas menos librerías. Al igual que Amazon y Barnes & Noble han devorado la venta de libros con sus rebajas, lo mismo ha sucedido con las grandes “tiendas” por Internet con las suyas. ¿Cuántas veces oyes a otro modelista decir “Nunca pago el precio de venta al público”? ¿Cuántas veces lo dices tú mismo? Lo que esto significa para las tiendas locales cuya desaparición muchos lamentan es que los modelistas les estamos diciendo “Quiero que el vendedor pierda dinero por el privilegio de venderme una maqueta”. Los negocios no funcionan así.

 Hay quienes vituperan a los distribuidores por aumentar los precios. Sin embargo, cuando sacaron por vez primera el TBD, vi un mensaje de Steven “ModelDad” Eisenman en el foro de debate de Hyperscale en el que decía haber investigado los precios y encontró que la maqueta que entonces se vendía a 70 dólares en los EE.UU., se podía encontrar por el equivalente a 75 en una tienda de Internet de Europa del Este y que en ningún otro sitio, incluidos los supuestamente baratísimos con “precios de Hong Kong”, eran más económicos. Eisenman realizó otro estudio anteriormente cuando Stevens International estaba siendo duramente criticado por elevar el precio de las maquetas de Trumpeter en Norteamérica y descubrió que en diez maquetas diferentes de Trumpeter había una diferencia en el precio de tan sólo el 5% a nivel mundial.

 Stevens ha llegado a un acuerdo de distribución para las maquetas de Trumpeter en norteamérica y esto no ha hecho bajar los precios. Esta semana pasada Squadron tenía un descuento del 25% al público. Lo que esto representa es ceder el descuento del que depende la pequeña tienda local,  provocando que aún más pequeños comercios cierren.

 Suelo ir a una tienda del Valle de San Fernando en el gran Los Ángeles muy parecida al tipo de tiendas tradicionales cuyo cierre todos lamentan, es una de las tres que quedan donde hace cinco años había siete. Hace sólo un año, las estanterías estaban a rebosar de maquetas, con algunas de las últimas ediciones siempre disponibles. Hoy no hay más de dos ejemplares de cualquier edición nueva en los estantes, que en su mayor parte están vacíos. El propietario me dijo que no se podía permitir las existencias de antes porque los clientes no las compraban, y que cuando lo hacían se quejaban del precio. Si esta tienda no fuese la principal de radiocontrol de la zona, ahora que han cerrado Tony & Addie, habría cerrado también.

 Lo mismo que ocurre con el escaso número de maquetas que se producen, sucede con las calcas. No hace mucho Super-Scale o Aeromaster solían imprimir  entre 2.000 y 3.000 de cualquier tema. Ambas pertenecen ahora a Squadron, y un informante con conocimiento del tema me dijo que ya no se hacen en cantidades superiores a 500 ejemplares, la mayoría en cifras menores a esta. De nuevo, el coste de producir unas 300-500 hojas de calcas es el mismo que el de fabricar 3.000, con el consiguiente incremento en el precio final ya que el precio por unidad es doble o incluso cuádruple debido a las tiradas tan cortas.

 Desde luego existe algo más que subleva a la mayoría de modelistas, algo sobre lo que muchos no quieren hablar por mucho que lo sepan porque linda con la temida “política”. El modelismo en plástico es en general una afición de “clase obrera” (ya, ya sé que hay al menos tres o cuatro abogados que son modelistas, y sé de otros tres guionistas, pero eso no cambia las características demográficas). En los últimos 40 años, la proporción de riqueza nacional en los EE.UU. que ha ido a las clase media y a los trabajadores especializados ha disminuido hasta el punto que en términos de poder adquisitivo, los salarios han permanecido igual desde 1973. Y todos sabemos que los precios han subido en todo. Dado que el propósito de este artículo es informar, dejaré estas cifras para que cada cual las valore por sí mismo cuando te preguntes cómo valen tanto las maquetas.

 Mi último mensaje es que si quieres los precios que pagabas por las maquetas cuando tenías 14 años, prepárate para aceptar el nivel de calidad que era adecuado para ti cuando tenías esa edad. Sin embargo, si deseas la calidad que encuentras en el B-25 1/32 de H-K Models cuando llegue a las estanterías el mes próximo, recuerda la vieja regla del capitalismo: tienes lo que pagas. Y si te paras a pensar que un “modelista medio” bien podría pasar seis meses de su “tiempo para las maquetas” con ese modelo para conseguir un resultado deslumbrante, el coste es de unos 25 dólares al mes. Teniendo en cuenta otras cosas que hay por ahí con las que matar el tiempo, aún resulta un chollo. No vas a poder hacer diez maquetas del B-25 ni siquiera aunque ampliases tu casa para mostrarlas.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.