En Plastic Models FGordon


Viaje casi relámpago a orillas del Guadalete para conocer a Luís Javier Guerrero y su sueño, llamado Plastic Models FGordon. El día es espléndido y los campos verdean pese a la seca primavera que llevamos. Paso por Espera, un cubo de cal arrojado a los pies de su castillo. La carretera serpentea entre colinas y uno casi agradece las curvas que ofrecen perspectivas diferentes de paisajes bucólicos y solitarios. Ya en Arcos de la Frontera, veo llegar a Luís. Lo reconozco por su semblante afable y en seguida me abre con generosidad las puertas de su casa.

Luís vive como sueña y sueña como vive. Su hogar está lleno de libros, cuadros y maquetas, en vitrinas y en cajas. En seguida conectamos. Me enseña los trabajos de su hermano Juan Antonio para la Enciclopedia de la Aviación de la Editorial Orbis, El Mundo de la Aviación, Cuerpos de Élite o Nam de Planeta. También el propio Luís colaboró en algunos de ellos ayudando a su hermano. Le comento que recuerdo haber visto la publicidad de las dos últimas obras en la televisión de la época.

– Lo de Nam fue un trabajazo. Gracias a un conocido que estaba en la base de Morón y tenía contacto con algunos americanos que conocían la jerga que usaban en Vietnam, pudimos enterarnos de mucha información que se nos hubiese escapado sobre aquella guerra.

 Luego me enseña sus vitrinas de maquetas, bien nutridas,  y me habla de la ilusión que le ha hecho volver a encontrar la primera maqueta de avión que hizo de niño. Me la muestra junto a las cajas de aviones que atesora. Se le ilumina el semblante.

– De estas no me gustaría tener que desprenderme. Me gustan los aviones, especialmente de hélice, y estas son las que quiero quedarme para siempre.

La conversación de Luís es agradable, sin aspavientos te transmite su pasión por el modelismo y uno vuelve a entender lo que siempre fue esta afición cuando aún no existían internet, los foros, las tiendas en línea, las marcas chinas, los sitios webs ni los concursos a la manera que los vemos hoy. Donde hay pasión por la historia y el coleccionismo, una ilusión por montar y pintar a escala, allí se enciende la llama del modelismo en sus múltiples facetas. Alguien escribía hace un tiempo, creo que en un foro, que la mayoría de modelistas de este país no salen en foros ni casi aparecen por los concursos. Luís es un ejemplo.

Luís tiene su almacén en un altillo desde el cual la vista de Arcos es magnífica. Todo está limpio y ordenado: por temas, por fabricantes, por escalas. De haber tenido algo de más tiempo, bien me hubiese gustado poder bichear, pero se puede hacer también a través de su web, que a la manera platónica resulta ser un trasunto  cibernético de la verdadera realidad que se encuentra ante mí: Revell, Airfix, Tamiya…

Luís me presenta a su familia, su agradable mujer y su hija, que viene de jugar con sus amigos y me saluda con toda naturalidad, una chiquilla bien guapa. Hablamos de otras cosas, de las cornás que da en ocasiones la vida. Se hace tarde y tengo que marcharme, pero quedamos emplazados para otro día, ojalá sea pronto. A ver si le dedicamos un ratito a la arqueología, otro tema-pasión que compartimos.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.