Las C.O.E.

Un día me dio nostágico (ese sentir tan estúpido como inútil) y estuve bicheando fotos antiguas de las C.O.E. (Compañías de Operaciones Especiales, para los guerreros de sofá y ordenador más jóvenes). Di con estas dos imágenes impresionantes que deben ser de finales de los 70 o inicios de los 80. No hay trampa ni cartón, puedo asegurarlo, ya que conocí en tiempos a unos cuantos de sus integrantes y contaban cosas más espeluznantes aún. Prima facie los coes producían la impresión de ser unos locos tarados, pero cuando uno los trataba más tiempo, se daba cuenta de que para ellos el riesgo era una prueba que les hacía saborear la vida de otra manera.

Hoy la gente se dedica a tirarse de los puentes sujetos a gomas y otras jilipolleces en parques temáticos al uso, a ver si les sube la adrenalina y logran que se les pongan de corbata por una vez en sus insípidas vidas de vegetal. Al contrario que al turisteo urbanita barrigón de chanclas y bañador de hodierno, a los guerrilleros les pagaban (y no pagaban ellos, que hay que ser tonto del trasero para jugársela por nada y sin más entrenamiento que una entrada) por hacer cosas más difíciles, rizar el rizo y probar a la ruleta rusa con el pellejo. Recuerdo que aquellos coes me comentaban, con su pizca de chulería, que hasta los mismos norteamericanos se jiñaban en maniobras conjuntas de ver lo que eran capaces de hacer los españoles. ¿Farol de cuartel? Puede, pero algo habría de verdad mirando la foto del salto sobre bayonetas, donde te podías dejar las vísceras o la entrepierna (o ambas) en un descuido.  O la de aquí abajo. con fuego real (y tan real). Eran por entonces casi los últimos aventureros barojianos, esos que tan bien describía el escritor vasco sentado en su mesita camilla, por supuesto.♦

Acerca de scalator

Modelista por temporadas, horas, ratos y humores. Pocos aciertos, menos currículo y muchas ganas de incordiar al complacido paisanaje. No me busques en redes sociales ni concursos. Tampoco vivo de esto. Estoy por casualidad y de paso, como todo(s).
Esta entrada fue publicada en Errabundia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.